Cobertura

apostol-223x300

APOSTOL PALABRA MIEL


Gaspar Sapalu Alvarado

El primero en reconocer el ministerio apostólico del hermano Gaspar Sapalú fue el apóstol Ríos Paredes, quién en un estudio en México algunos años antes de su partida con el Señor expresó: “Con Gaspar trataré yo directamente porque él es apóstol”. El apóstol Ríos, previo dejar esta tierra, nombró un presbiterio para que se hiciera cargo de los ministerios Palabra Miel. Los presbíteros que permanecieron fieles a la visión que Dios, por medio de su Espíritu Santo, había revelado al apóstol Ríos, que fueron la mayoría, reconocieron como cobertura apostólica al hermano Gaspar Sapalú, nombrándolo coordinador general de los ministerios Palabra Miel y pastor general de la Iglesia de Jesucristo Palabra Miel Central en Guatemala.

El Creador ha bendecido nuestras congregaciones grandemente por medio de nuestro hermano Gaspar a quien ha utilizado para trasladarnos palabra revelada que ha sido de edificación, exhortación y consolación. La visión que Dios ha dado al apóstol Sapalú para orientar el trabajo de la misión en lo inmediato es:  “Preparando a la desposada para el encuentro con su amado”.

El ministerio pastoral del hermano Gaspar se desarrolló en su tierra natal, la ciudad de Santiago Atitlán, a las orillas del bello lago de Atitlán, en el departamento de Sololá en Guatemala, donde el Señor le ha permitido estar a la cabeza de una congregación que ha tenido un gran crecimiento numérico y espiritual.  El Apóstol Gaspar Sapalú, es pues, la cobertura general de los ministerios Palabra-MIEL y al mismo tiempo, el pastor general de Iglesia de Jesucristo Palabra-MIEL en Santiago Atitlán departamento de Sololá.  El Espíritu Santo ha venido desarrollando el ministerio apostólico en el siervo de Dios y ha confirmado en los corazones de los pastores y congregaciones el regalo de Dios para su iglesia en la persona del hermano Sapalú. La palabra que Dios ha entregado es la continuación del llamamiento a la consagración del pueblo de Dios esperando el momento hermoso del encuentro con nuestro amado Señor Jesucristo cuando venga por su iglesia.